Oficinas

El entorno de trabajo es algo fundamental. ¿Y quién querría trabajar en un lugar incómodo, con una luz que hicise de la habitación un horno y que medio cegase a los empleados?.

O, por el contrario, ¿quién querría trabajar en una oficina a oscuras y dejarse los ojos delante de una pantalla o un papel?

Cuando usamos la iluminación LED en una oficina damos no sólo un aspecto de regularidad y limpieza (debido a la comodidad de la luz, así como a las formas geométricas de las lámparas), sino un ambiente en el que trabajar es una experiencia confortable sin importar la época del año ni la temperatura exterior.

Además, la empresa ahorrará en la factura de la luz y en la del mantenimiento, dada la larga vida del LED en comparación con las bombillas incandescentes tradicionales.

¿A qué espera para probarlos?